En serio, es fácil. Sólo tienes que expulsar de ti ese machirulo interior que todos tenemos grabado por herencia aprendida. Para ello tienes que hacer, entre otras cosas, algo que comentaba mi querido Alfonso (el Hombre Palet) en mi post de estreno en BlogDads: Escuchar sin sentirse atacado. Él loSeguir leyendo