Si hay una aventura, una experiencia de riesgo, un desafío que sólo el elegido, un incauto o Indiana Jones aceptaría es trasladar a tú recién aceporrado vástago a la cuna. Me refiero a ese momento que consigues dormirle en tus brazos en una postura tan cómoda para él como ortopédicaSeguir leyendo