Kindergarten Break – Los mellis comienzan la guarderia Crónica de una adaptación traumática... O no.

Si doy un repaso a diferentes blogs a la hora de buscar, así por casualidad, entradas sobre los periodos de adaptación y las guarderías, la mayoría de lo que me voy a encontrar se puede englobar en uno de estos casos:

  • Periodos de adaptación muy duros para el/la niño/a
  • Periodos de adaptación muy duros para los padres/madres
  • Las dos anteriores

Ante esa tesitura, cuando se empezó a acercar la fecha de incorporación a la guardería (si, empiezan en Junio, somos así de originales) pensábamos que eso, en estéreo, iba a ser un drama digno de una nueva serie protagonizada por dos hermanos que quieren escapar de su encierro: Kindergarten Break.

Y la verdad es que ha sido una maravilla. Al menos el periodo de adaptación, que es lo que estamos viviendo estos días. Ya hace unos días, aprovechando un día libre me acerqué con ellos a firmar y recoger papeleo a la guardería que habíamos escogido y para ver sus reacciones, les dejé jugando en el patio con los demás niños y me fui al despacho y ni se dieron cuenta. Una punzada de amargura atenazó mi corazón. ‘Desaparezco y mis niños ni se dan cuenta, pero si cierro la puerta para ir al baño tranquilo me la lían parda‘ pensaba. Y la verdad, una vez que asumimos que tenemos que delegar en otras personas el cuidado de nuestros hijos si queremos trabajar, que eso ocurra así es lo mejor que te puede pasar, y por tanto, considero que es importante transmitirlo en las redes. Además, la adaptación ha ido por la misma línea. Padme los dejaba a las 8 de la mañana ahí esperando su desayuno y mi hermana los ha ido recogiendo cada vez más tarde. Y sin dramas ni lloros.

Lo único reseñable, y lo comentaba por Twitter, es que hoy Caribicho ha tenido unas décimas de fiebre y ni siquiera creo que sea algo traído de la guardería sino cosa de los cambios de tiempo de estos días y las sudadas que se pegan.

Si bien es cierto que siempre te da algo de ‘cosa’ dejarlos en la guardería (aun con 17 meses, con 4-5 meses peor, supongo), gracias a los dioses antiguos y nuevos no lo hemos vivido de manera dramática. Además en nuestra guardería nos ayudan a superar el mono con dosis y más dosis de fotos de los peques allí. Son geniales.

Así que, como os decía, considero que es muy importante transmitir este tipo de testimonios en la red. No todo en la paternidad es cuesta arriba, cada nueva fase no va a ser un reto imposible que os pondrá a prueba. Cada niño, cada padre, cada madre, cada familia es un mundo y os vais a encontrar de todo, ojalá mucho de ello sea bueno, y ojalá compartáis esas vivencias y se escuche/lea menos eso de “ya verás cuando” y demás frases de agoreros que parece que quieren enturbiar vuestra buena dicha.

One thought on “Kindergarten Break – Los mellis comienzan la guarderia Crónica de una adaptación traumática... O no.

  1. Claro que sí!!!! Cada niño es un mundo también!!! Los gemes empezaron con 5 meses. Claro que es durillo dejarles al cuidado de otra persona pero cuando ves que día tras día van felices, qué problema hay!!?? Los niños siempre han ido muy contentos.
    Y qué te voy a decir de la peque? Te lo comentaba ayer en un tweet, lloraba porque no estaban sus hermanos. Coincidió un año con ellos y cuando ya pasaron al cole y la dejábamos en la guarde se ponía a llorar porque sus hermanos se iban, la pobre… Pero vamos, nos dábamos la vuelta y ya paraba de llorar XD. La peque ya lleva 2 años en el cole, pero durante todo el primer curso se empeñó en decir quebsu profe era Lorena, la de la guarde, que como estaba de vacaciones no podía estar con ella… Así todo el curso. Este año lo ha llevado mejor pero se quedó con mucho apego de su guarde dónde todo era más controlable, las clases más pequeñas…
    Muchas gracias por compartir tu experiencia que seguro ayuda a un montón de papis!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *