La necesidad de hablar fuera de nuestro círculo de confianza Y la importancia de establecer puntos en común entre bloques de pensamiento contrarios

Soltar discursos a nuestros allegados, a los que son afines a nosotros, es sencillo. Y también poco eficaz si pretendemos divulgar, visibilizar y normalizar una paternidad comprometida e igualitaria. Es necesario que nos salgamos de nuestros círculos de confianza para que nuestras palabras, nuestras ideas, lleguen a otras personas que, aunque en general tengan pensamientos y creencias muy diferentes a las propias, puedan llegar a coincidir en algunos aspectos básicos.

Reconozco que al principio dude de si colaborar o no con un medio como el ABC, pero me paré a pensar en lo que os acabo de decir y pensé que era una gran oportunidad. Es por ello que os dejo el artículo en el que reflejan parte de mi testimonio, gracias a que la gente de #MamiConcilia nos puso en contacto.

XX0013OM

3 thoughts on “La necesidad de hablar fuera de nuestro círculo de confianza Y la importancia de establecer puntos en común entre bloques de pensamiento contrarios

  1. En casa también elegimos familia. Yo, mamá365 he tenido mi permiso de maternidad, más la compactación de la lactancia y el mes de vacaciones. Papá365 tuvo 2 semanas de permiso de paternidad. Un permiso ridículo. Los padres también son parte de la familia. Por temas de logística familiar cedí 2 semanas del persmiso de materinidad a Papá365. Primera respuesta en su trabajo: “no, no puedes”. No??? Cómo que no??? Al final no solo se cogió esas dos semanas (por supuesto que las puedo disfrutar), sinó que además ha podido disfrutar de una excedencia de tres meses para estar con nuestra hija. Sí, tiene la suerte de disfrutar de una excedencia, y a la vez es una vergüenza que para poder cuidar a su hija tenga que pedir una excedencia.
    Por cierto, felicidades por la colaboración!

  2. Es triste que haya que pelear tanto por algo que debería ser de cajón. Cuando Papá Pingu volvió al trabajo después de cuatro semanas de baja de paternidad (que es un avance, pero insuficiente) el mundo se me cayó encima. Él también ha cambiado su horario y se ha implicado en el cuidado del bebé de manera que me han comentado más de una vez que qué suerte tengo, que han visto a mi marido llevar al niño al médico.

    No creo que deba ser cuestión de suerte, sino que hay que normalizar muchas cosas. Opino que no solo hay que alargar la baja de maternidad, sino que la de paternidad sea equiparable, sino ¿dónde está la igualdad?

    ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *