Las doce pruebas de Stereodadix vol. 2 Una nueva entrega de las apasionantes pruebas que te pone la paternidad.

Hace un mes más o menos comencé a hablaros de las pruebas a las que me he tenido que ir enfrentando como padre en mi vida diaria. Hoy os traigo una nueva entrega de Las doce pruebas de Stereodadix.

5.- El Padre de Atracciones.

Si, es una de esas pruebas a las que, en principio, uno está encantado de acceder. Eres el parque de atracciones de tus hijos. Y por eso te quieren, ríen contigo, eres ‘superguay‘ y todo eso. Pero, como muchos sabéis, la décima Ley de Crianza y Relaciones Paterno-Filiales (la LCRP/10) deja claro que el juego más divertido para tus hijso será el que más agotado te deje, y llegará un momento en el que quieran, pidan y exijan más aunque tu no puedas. Esta prueba sólo se puede superar de dos formas: con la poción mágica del druida que te da un +20 en fuerza o eres un valiente y te enfrentas a la frustración de tus hijos por negarles el juego. Una poción no tendréis por ahí, ¿no?

El típico complejo de padre-parque de atracciones

A post shared by Marq Van Kooverden (@marq_vk) on

6.- El combate del sueño.

Esta prueba, por su nombre, podría interpretarse de varias formas porque la paternidad, si es algo, es sueño. Un sueño que se cumple, un sueño que te cagas y si, un combate, en muchas ocasiones, contra el sueño de tus hijos. Ya os hable una vez de ello, hace tiempo. Padme es capaz de dormirlos más plácidamente pero en mi caso hay que luchar. Una lucha por contenerles ante un enfado venido por la mala gestión de su cansancio. Es ilógico pero cuánto más cansados están, más fuerte pelean. El resultado es que caen a plomo, pero la batalla es dura. Para que me entendáis, es como si Morfeo viniese mientras estás tirado tranquilamente en tu sofá, te empezase a dar una paliza, castigando especialmente las costillas, la espalda y varios golpes secos en el estómago y esternón, acaba con varios tirones a la barba y cuando crees que te va a dejar KO te dice “venga va, ya he dormido a tu hijo. Ponte a recoger, cocinar, fregar, bajar basura, poner lavad…” y un montón de cosas más crueles que la paliza anterior.

7.- El reto de Ganesha

Si acudimos a wikipedia: “Ganesha o Ganesh es una de las deidades más conocidas y adoradas del panteón hinduista.1 Tiene cuerpo humano y cabeza de elefante. Es ampliamente reverenciado como removedor de obstáculos […].” os doy pie a contaros un poco sobre esta prueba y además me da la excusa para reutilizar una foto de la galería, que si, que no está hecha con el cuerpo de Ganesha, pero son de la misma pandilla.

Y es que la paternidad en estéreo hace que te salgan brazos por todos lados para enfrentarte a una prueba constante de gestión de espacios, amarre de niños y reubicación de obstáculos. Y más cuando tus pequeños han aprendido que “papá puede” con los dos a la vez y lo primero que hacen nada más verme, es pedir brazos. Sal de la guardería con dos niños en brazos, que si los dejas en el suelo lloran, dos mochilas, las llaves del coche en la mano, abre la puerta, sal, abre el coche, deja a uno en su silla a contra marcha y luego al otro. Todo esto rapidito para arrancar el coche y bajar las ventanillas para evitar que tus hijos se cuezan a fuego lento.

8.- Gestión documental

No, no me refiero a llevar al día los papeles de los niños, libro de familia, tarjetas sanitarias, DNI ni cosas por el estilo. Ese trámite está chupado al lado de llevar al día qué fotos y qué noticias has transmitido a qué personas.

¿Has pasado las fotos del parque al grupo de familia o sólo a tu madre?

¿Sabe mi suegra la anécdota de la piscina de bolas?

¿Le has contado por octava vez consecutiva a tu compañera de trabajo que siempre te pregunta por los niños lo bien que comen?

¿Has intercambiado con Padme las 234896 fotos de ayer?

Sirva este blog como arma y recurso para superar esta prueba. En parte al menos.

Y hablando de partes, hasta aquí la segunda parte de “Las doce pruebas de Stereodadix“. Próximamente la entrega final.

 

4 thoughts on “Las doce pruebas de Stereodadix vol. 2 Una nueva entrega de las apasionantes pruebas que te pone la paternidad.

    1. A mi me da pavor olvidarme de alguien. Hubo juicios a nazis con menos condena que un padre que se olvida de mandar la foto de turno. XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *