Marq Van Kooverden

Padre de mellizos, friki, músico, blogger, informático | Le pongo voces a mis hijos | Conspiran contra mi. Lo presiento en la Fuerza | Mi lobo huargo me ayuda

7 Comments

  1. Bitacoras.com
    14 noviembre, 2016 @ 3:38 pm

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No, no es que tenga dos hijos con carencias afectivas que resuelven con relaciones fugaces y locas historias. De momento, y espero que siga así, pero hay algo que si les une a este conocido personaje de la serie ‘Cómo con…

    Reply

  2. mamadgemelos
    14 noviembre, 2016 @ 6:09 pm

    te está pasando lo mismo que a nosotros, yo me preocupaba y parecía que prestaban atención para hacerlo el día siguiente. Ya paso! ya harán todo lo que tengan que hacer cuando quieran, tienen mucho tiempooooo para ello!
    un besote a tu señora – madre en stereo, que seguro que es la que más se preocupa!

    Reply

    • Stereodad
      14 noviembre, 2016 @ 6:43 pm

      No no,nosotros no nos preocupamos, son familiares y periféricos. Cada niño tiene un ritmo.

      Reply

  3. dacilmp
    14 noviembre, 2016 @ 10:45 pm

    Que harta acabé yo de esos comentarios. No se dan cuenta de que lo único que consiguen es preocupar a madres primerizas con la hormona alta. Y digo primerizas porque con el segunda esos comentarios se perdían en el aire como si nunca hubieran existido. Como pille a la que me dijo que Daniel tendría problemas con el habla, como le pille. A lo mejor se refería en que tendrían problemas para callarse hasta debajo del agua grrrr

    Reply

    • Stereodad
      15 noviembre, 2016 @ 12:25 pm

      XDDDD la gente es muy tóxica, y lo peor es que a veces ni se dan cuenta de que lo son.

      Reply

  4. El Papá Cavernícola
    22 noviembre, 2016 @ 8:54 pm

    Es que debe ser que hay unas leyes que dictan cuando tiene que hacer una cosa cada ser humano sino quizá sea un extraterrestre o un árbol ¿quién sabe?

    Reply

  5. Gema
    17 diciembre, 2016 @ 8:30 am

    Hola

    Hay gente que se toma muchas libertades sin pensar en lo que pasa con estos comentarios. Yo soy madre de dos parejas y entre los primeros estaba uno que pesaba 1595 gramos. El hermano pesaba casi un kilo más. Las presiones recibidas son muy duras y pueden llevarte a desconfiar ya no sólo de tus capacidades, sino a desconfiar de tus hijos y su naturaleza. Por supuesto no lo hacen con mala intención, pero los papás estamos sensibles y estamos más vulnerables durante mucho tiempo. Si cuidaran la forma de decir muchas cosas otro gallo cantaría.

    Un abrazo a la familia

    Gema.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *