Mi hija va de rosa, mi hijo de azul #SoyQuienDecide

“Claro, la niña va de rosa y el niño de azul eh, qué original”

Pues si, va de rosa, porque #SoyQuienDecide, al menos hasta que decidan ellos, que es donde creo que es más importante inculcar la base importante de todo esto: vístete de azul, de rosa, de amarillo o lo que gustes, da igual que seas chico o chica.

PorteoCaribichoEsta entrada no es más que una reflexión a algo que tendemos a hacer mucho y muchos. Radicalizamos en cierto modo algunas campañas y movimientos. Damos por hecho que en una sociedad moderna el padre o madre que lleva a su bebé vestido de un color ligado a un sexo es por eso, por sexismo y quizás es porque quiere, porque le gusta o porque es lo que les ha regalado toda la masa de familiares y amigos.

Ese último ejemplo es el que nos ha pasado a nosotros y yo estoy para educar a mis hijos en un futuro, y a mi mismo día a día, no para lidiar con toda esa cantidad de gente maravillosa que nos ha visitado y nos ayuda y han tenido el detallazo de regalarle ropa a nuestros hijos. Azul para Tiofurioso y rosa para Caribicho, si.

A eso le añado una variable más: para una ropa que les vale unas pocas semanas no me voy a volver loco a buscar modelos “asexuales” que además suelen ser bastante más caros de lo que encuentras normalmente.

Tenemos que tener cuidado con cómo hacemos llegar el mensaje a nuestros hijos, porque si mi hija en un futuro, educada sin esos cánones machistas, decide pasar por una etapa de princesa y teñir de rosa todo lo que esté a su alrededor, yo seré el primero en hacer que lo disfrute. La gente pensará que yo le he inculcado eso. Yo sabré que ella es quien decide y es libre de ser una princesa, una jedi, un stormtrooper, una camionera, elfo, o futbolista.

Sea lo que sea, el camino de la Fuerza llamará a su alma antes o después muahahaHAHAHAHAOKYA… es broma.

14 comentarios

  1. Bravo! aplaudo el post porque es un asunto que yo también llevaba un tiempo pensando, y de hecho quería hacer un post (ahora dirás que es un plagio xD).

    Vamos a ver: está muy bien eso de fomentar que no pasa nada si un niño va de rosa y juega con muñecas, o que una niña juegue con espadas, coches o a fútbol, rompiendo con los tópicos que hace 30 años se cumplían siempre.

    Pero otra cosa es FORZAR a romper esos tópicos. Mi hijo mayor tiene el azul como color preferido (ya habla y es él quien lo dice) y juega a coches y a hacer el bestia con espadas. ¿Debería forzar a vestirlo de rosa para que no sea sexista? ¿o a decirle que tiene que jugar a otras cosas que antes eran consideradas “de niñas”, para no ser sexistas?

    No me gusta cómo me estoy explicando xD

    Pero creo que se entiende el mensaje, que es justamente el de tu post.

    Saludos!

    1. Author

      Te entiendo y aunque no te expliques, te dejo que me plagies para cuando lo hagas en tu blog, hagas un post decente y de calidad (El zasca era necesario, fuera de bromas, se entiende perfectamente lo que dices)

      La libertad pasa por el hecho de que si lo que quiere es ser princesa porque le apetece y no porque haya sido criada para ello, lo sea.

  2. totalmente de acuerdo con vosotros! La mia viste de azul y lila sobretodo. Es lo que mejor le queda. Y aunque tiene ya 2 años siempre le doy a elegir varias prendas y es casualidad o no, las que más le gustan. Así que como dice Stereodad, cuando crezca le enseñaremos que ella elige, que haga lo que haga siempre tendrá el apoyo de sus padres, elija el rosa, el azul o ir en pelotas. Un abrazo y gran post!

    1. Author

      La libertad está en elegir, aunque la elección sea la convencional, mientras no sea coaccionado.

  3. Así es la cosa. Cada uno viste como quiere y hace lo mismo con sus hijos. Yo por ejemplo odio el rosa y todo lo princesita y resulta que mi hija lo adora y no me queda más remedio que aguantarme las ganas de vomitar cuando tengo algo de eso en las manos y comprárselo porque es ella la que lo quiere. Como mi hijo adora el fútbol y su color siempre ha sido el azul. Lo que sí que les enseño es que ellos pueden ser lo que quieran independientemente de su sexo y que no hay cosas de niños ni de niñas

  4. Yo odio el rosa, es así no puedo evitarlo, soy más de lila pero tirando más al morado, no me gustan los brillos, ni las lentejuelas ni la purpurina.
    Soy de azules, será por que me sientan bien, rojos y de pantalones vaqueros.
    Cuando Paula era pequeña se dejaba hacer, muy pocos vestidos, casi siempre pantalones y colores que me gustaban.
    Pero, creció, siempre crecen, y ahora elije ella. Ha cocinado su venganza durante 5 años, a la peque le chiflan los vestidos, los tutús, el rosa y el lila (el clarito). Ahora la lucha diaria es convencerla, o negociar, que se ponga un leggin por que tiene patinaje o danza o cualquier cosa, por que es más cómodo que un vestido o una falda.
    Llevarla de compras es un horror, sale disparada hacia todo aquello que tiene brillos ya sea purpurina o lentejuelas o ambas, vamos que le gusta todo aquello que me repele.
    Aun así, intento mantener un equilibrio, por cada temporada hay una o dos camisetas de las que a ella le gusta, y un par de vestidos (cómodos), el resto intento elegir yo. Aunque siempre me cuela algo de Frozen.
    Uff, esto ahora con 5 años, le temo a la adolescencia.

    1. Author

      Claro, creo que los padres podemos y debemos elegir cuando son bebes, cuando no tienen un criterio propio. Ahí mi decisión ha sido usar todo lo regalado a parte de lo que yo compre. SI lo regalado es una chaqueta rosa, no voy a dejar de hacerlo aunque no sea lo que más me guste. Lo que no me gusta es que por ello se prejuzgue, como te comentaba por twitter y se piense que si un día da la casualidad de que mis hijos van de azul y rosa yo estoy sometiéndoles a roles de género desde niños. La libertad pasa por ser libre de hacer las cosas de cualquier manera, incluso de las “viejas” maneras si no son dañinas.

  5. Comparto tu postura. Como en tantas cosas en esto de la crianza, lo importante es quedarse con ese mensaje: que la elección tiene que ser libre, en un sentido u otro. Vetar un color no soluciona nada.

    Nuestra hija tiene también mucha ropa rosa, la mayor parte procedente de regalos, es cierto, pero también alguna prenda que le hemos comprado nosotros. Nos encanta que vaya de todos los colores; simplemente entendemos que el rosa es uno más.

    El problema muchas veces es determinar cuándo estamos haciendo una elección libre. Es decir, cuando el 90% de la gente nos ha regalado cosas rosas para la niña, ¿lo hacen porque les gusta el rosa o porque asumen que el rosa es lo que corresponde a una niña? Nadie nos lo impone con una pistola en el pecho, desde luego, pero es inevitable dejarse influir por «lo que se espera» de uno en la sociedad. Cuando dejamos que esa imposición vaya calando, corremos el riesgo de sistematizar esos comportamientos; empezamos a asignar el rosa por defecto a las niñas, dejamos que entiendan que su papel es el de ser princesas y no otro, y terminamos riendo las gracias a ese compañero de trabajo que te dice que si vas «de marinerito gay» por llevar una camiseta de rayas rosas (basado en hechos muy reales), como si un tío de 30 años no pudiera usar un color «de chica».

    No sé si me explico: el rosa es perfecto, los disfraces de princesa pueden ser divertidísimos, las cocinitas de juguete son geniales… Lo malo es cuando dejamos que sistemáticamente se los enchufen a ellas porque es lo que toca. Si mi hija quiere ser princesa, me tiraré al suelo para que vaya a caballo encima de mí, claro que sí, pero no quiero que nadie le haga sentir que tiene que ser princesa. A eso me refiero. Y estoy seguro de que nadie regala ropa rosa con un interés sexista oculto detrás, ojo, pero también estoy seguro de que nadie se ha parado a pensar si tiene algún sentido esa separación tradicional bicolor.

    Cómo me enrollo XD

    1. Author

      Fan de que te enrolles por aqui todo lo que quieras! Es un complemento perfecto a lo que quería expresar. GRACIAS

  6. Jajajjajajja ay q me parto de la risa!!! Xo si, coincido totalmente cntigo, yo tb me he enfrentado al “asi pRece una niña” o “ay q nena tan guapa”. Señoraaaaa q tiene pitoo!!! Xo me da igual, le visto de azul, de blanco de beige y le pongo un polo rosa a lo pocholo y borjamari y n pasa ni media. Si quiere jugar al futbol cuando sea grande q juegue y si pasa por la fase de los niños son los mejores las niñas a la basura pues ya le diremos cm.son las cosas. Xo no le voy a obligar a jugar cn una cocinita xa qiedar bien, jugara si qioere jugar cn ella, q quien sabe si terminaremos en masterchef, pero a vecws sacamos.un poco las cosas d quicio..

    1. Author

      Mientras mis hijos sean “bebés” y no puedan decir lo que les gusta y lo que no, les pongo lo que me apetece (por los motivos que sean) y cuando decidan, decidirán libertad. SI la niña quiere ser una princesa repipi yo no le voy a obligar a jugar al futbol.

  7. Hace unos meses yo también recibí un comentario que me hizo pensar en ese tema y escribir sobre ello. Mi opinión es sencilla, ¿Qué problema hay por llevar a los niños de azul y a las niñas de rosa? Si son tan pequeños que ni se enteran y como bien dices la ropa le dura menos de un mes. Me gusta mucho tu post y te dejo el enlace del mio por si le quieres echar un vistazo. Un saludohttps://laresacadelbebe.com/2016/06/12/el-rosa-y-el-azul-los-colores-de-la-discordia/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *