Reivindicar y normalizar paternidades corresponsables es fácil. Expulsa a tu machirulo interior Y ya de paso haz una entrevista para Cadena Ser y monta un magazine escrito por padres corresponsables y feministas

En serio, es fácil. Sólo tienes que expulsar de ti ese machirulo interior que todos tenemos grabado por herencia aprendida. Para ello tienes que hacer, entre otras cosas, algo que comentaba mi querido Alfonso (el Hombre Palet) en mi post de estreno en BlogDads: Escuchar sin sentirse atacado.

Él lo comentaba en torno a superar las crisis en la pareja. Pero se puede aplicar a todo. Cuando empecé a ser consciente de la necesidad de la igualdad entre hombres y mujeres yo también me sentí atacado. Y llegas a creer que el feminismo es el machismo de ellas, y todas esas justificaciones rancias que el miedo siembra en tu cabeza y en tu corazón para que no salgas de tu zona de confort de privilegios heredados del patriarcado. Es por eso que escuchar las necesidades de una sociedad igualitaria sin sentirse atacado por ello es vital. Tras ello lo que toca es luchar, y la lucha, en nuestro caso, pasa por normalizar y visibilizar, como comento en la presentación de BlogDads.

Es por todo esto que cuando Maika Ávila se puso en contacto conmigo para hablar de nuevos modelos de paternidad en Cadena Ser, no pude decir que no. Pero es que además lo hacía fácil. Con un trato directo y cercano, abierta a ideas, a escuchar de verdad y no ceñirse al guión para encajar en el reportaje tipo. Le pude presentar a mi familia, contarle curiosidades, las ideas de cómo queremos cambiar las cosas Padme y yo. Hasta consiguió que dijese cosas tan chulas como esta:

“Hay que normalizar una paternidad implicada, igualitaria y adaptada a las necesidades del núcleo familiar. Debemos hacer autocrítica de todos los gestos, costumbres y rutinas integradas que, sin darnos cuenta, fomentan un sistema machista. Lo que llaman micromachismos. Asumir donde flojeamos y hacer fuerza ahí, ser conscientes del cambio. Sólo así podremos brindar un mundo un poquito mejor”

Si queréis leer el resto, tanto de mi parte como otros testimonios igual o más interesantes y necesarios, no tenéis más que hacer click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *