Salir de casa, el reto. Segunda parte… ¡ahora con horario!

Hace unos meses… en marzo (¡Cómo pasa el tiempo!) os contaba aquí la locura que suponía salir de casa con dos mellizos recién nacidos y toda la logística que acarreaban. Pues ahora que lo íbamos controlando, hemos decidido hacer un más difícil todavía y salir de casa obligados a cumplir un horario.

tumblr_m5du64dc8e1rwcc6bo1_400

Si, asusta. Si, da vértigo. Y más cuando no nos hemos acostumbrado a ello antes al no tener que llevarlos a la guardería. A muchos de vosotros os parecerá fácil pero es nuestro drama, un poco de compasión, por favor. #PrayForStereoDadAndPadme2016

Pero Padme y yo somos unos incautos y nos gustan los retos, así que hemos decidido apuntar a Caribicho&Cocopanza a un par de actividades para bebés, lo que implica cumplir con un horario. Música para bebés y Matronatación. Y las dos tienen un extra añadido y no buscado: coinciden con sus horas de siesta. De música para bebés de momento no os voy a hablar ya que por horarios de trabajo, de momento me es imposible (estamos trabajando en ello). Así que os vengo a hablar de Matronatación.

Listos para matronatacion

A post shared by Marq Van Kooverden (@marq_vk) on

 

Aunque el día a día, cuando eres padre, ya es un no parar, sea día libre o no, los sábados intentábamos practicar un poco de vida contemplativa, al menos por la mañana. Nos levantábamos cuando ellos decidían, básicamente, pero no podemos quejarnos, ya que suele ser en torno a las 8 o 9, desayunábamos todos a turnos y pasábamos un rato de relax en el salón mientras planificábamos el fin de semana. No solía ser más que media hora, una hora máximo, pero era un momento de paz y distensión. Hasta que llegó la matronatación los sábados a las 12 del mediodía. Así que replanteemos el sábado.

  • Levantarse como tarde a las 9 si o si, aunque los mellis te regalasen más horas de sueño.
  • Desayunar y tener desayunados a la familia (animales incluidos) antes de las 10.
  • Preparar las bolsas con las cosas de la piscina que ibas a preparar anoche pero te pudo el cansancio.
  • Pasear al perro.
  • Cambiar a los nenes.
  • Dejar la casa lo más recogida posible
  • Salir con tiempo para asumir el tráfico de los domingueros subiendo a la sierra y llegar 15-20 minutos antes a la piscina para cambiar a los nenes y cambiarnos nosotros.

Todo este proceso es un in crescendo ya que los mellis empiezan a ponerse perrones por el cansancio, lloriquean, piden brazos y cuando ya estáis subidos al coche, en el camino de 15 minutos posiblemente, al menos uno de ellos, caiga dormido, lo que implica despertarle para meterle en el agua. A mi también me jodería. Pero no adelantemos acontecimientos y vayamos al vestuario.

Normalmente van los dos padres con el bebé al vestuario y uno se ocupa de preparar al bebé mientras el que le va a acompañar a la piscina va a su vestuario de adultos a prepararse, lo cual facilita el hecho de cambiarse a la madre o padre en un vestuario que no está acondicionado para bebés. El proceso en el final de la clase es el mismo para salir. Nosotros el primer día pecamos de novatos y, no sólo llegábamos tarde sino que hicimos un ‘divide y vencerás’ que fue un fracaso. Cambiándote con una mano mientras la otra mano sujeta al bebé asignado que lo has depositado en el banco del vestuario arrullado en una toalla, creyendo que así no se caerá o algo. El segundo día estuvimos algo más listos. Vinimos con los bañadores puestos, por lo que solo era quitarse la ropa, lo que podíamos hacer en el vestuario de bebés y al final de la clase, uno se iba cambiando mientras el otro se ocupaba de los bebés y después el primero se quedaba con ellos mientras se iba al vestuario el segundo.

Aun tenemos que pulir técnicas, sobre todo en el hecho de llegar con más tiempo y no entrar a la piscina con al lengua fuera y con media clase comenzada. Dentro de unas semanas, cuando ya llevemos unas cuantas clases, ya os contaré qué tal los mellis en el medio acuático, aunque de momento os adelanto que nos parece 100% recomendable.

8 thoughts on “Salir de casa, el reto. Segunda parte… ¡ahora con horario!

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Mi más sincera enhorabuena por conseguir llegar a la hora a dónde sea. A nosotros todavía nos cuesta. Da igual cuánto antes empecemos, siente llegamos como media hora tarde.

    1. Voy hacer énfasis en este fragmento final “Aun tenemos que pulir técnicas, sobre todo en el hecho de llegar con más tiempo”

      Creo que he sido poco sutil jajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *