Stereo Travel Vol.2 – Primeras vacaciones de los mellis

Previously on #StereoTravel…

plan
Click en la imagen para leer la primera parte

En la anterior entrada de las vacaciones os prometí que exprimiría en rollo de las vacaciones para seguir actualizando el blog, y aquí me tenéis, cumpliendo. (Jaque mate, políticos!)

Ha habido dos o tres cosas que resaltar de estas vacaciones y que son las que os voy a contar por aquí. Digo dos o tres porque, si me leéis de manera asidua, ya me vais conociendo y sabéis que soy mucho de improvisar las cosas, de estructurar poco los textos. Dicho esto, vamos por puntos, bien estructurados.

El primer día de playa de los mellis.

coco-beachAprovechamos una mañana tranquila. Lo bueno de ir a la Costa del Sol a finales de septiembre es que ya no está masificada de gente pero sigue haciendo un tiempo estupendo. Cargamos el coche como si nos fuésemos de mudanza (sillas, sombrillas, piscina para los niños, su bolsa con el kit básico de supervivencia, bolsa con las cosas de adultos y hasta nosotros mismos!) y nos acercamos al lado de la playa que más me gusta de mi pueblo.

Se podría decir que la playa era para nosotros. Para nosotros y cuatro vecinos del pueblo que seguían disfrutándola. Montamos el campamento base y con la excusa de llenar la piscinita fui a mojarme a mi querido Mediterráneo. Pero el Mediterráneo que mola, el que esta fresquito, no el caldo de cultivo estancado de las zonas levantinas. Lo malo es que estando así de fresquito, los niños no lo iban a apreciar, al menos de momento.

La mañana pasó sin nada que destacar, un rato de playa tranquilo. Siento haberos vendido humo, si esperabais un show caótico de dos padres desbordados por dos niños de 9 meses inquietos que se comían la arena, te meaban en la cara cuando les quitabas el pañal y que no paraban de berrear. Lo único a reseñar es que mi querida Caribicho se marcó un Spiderman según le tocó el agua de las olas los pies y que al final si lloraron un poco porque tenían sueño y querían siesta. Por lo tanto, en resumen: sobrevivimos al primer día de playa de manera victoriosa y lo celebramos con otro día de playa Padme y yo solos.

spidergirl
Marcarse un spiderman, definición gráfica

Poema vacacional: La trepidante salida nocturna.

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Dijo mi amantísima madre un buen día al despertar.

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Y dormir pronto a los niños nos propusimos lograr.

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Nos dimos una ducha y de ropa nos fuimos a cambiar.

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Y dijimos «Está bien, nos vamos a cenar!»

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Y una madre entusiasmada exclamó «Y hasta una copa me voy a tomar!»

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Paseo, charla, una agradable cena y de vuelta para el hogar.

«Vosotros salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

Pero a las afueras de casa a un niño oímos llorar.

y a un perro aullar.

Y deseamos dudar.

Pero tras otro ruido, para dudas no hubo lugar.

Pues Cocopanza alaridos se puso a pegar.

Los padres intranquilos comenzaron a acelerar.

Mas en casa se encontraron una escena de paz.

Pues los dos abuelos, la situación supieron controlar.

Y la abuela dijo, con sonrisa de superioridad

«os lo dije: salid tranquilos. Dejadnos hacer de abuelos y disfrutar»

No tenía pensado escribir un poema, pero me ha salido el flow y no lo he podido evitar. Con esto os dejo. Estas han sido las primeras vacaciones de los mellis. Viaje tranquilo, tiempo en familia y tiempo para hablar, que en la jungla de la mpaternidad reciente, a veces eso es algo imposible. A nosotros nos funcionó muy bien el viajar de madrugada para aprovechar el sueño de los niños y es algo que aconsejo, pero claro, siempre adaptado a como sean vuestros hijos, que cada uno es un mundo.

El viaje de vuelta se planteó igual y funcionó igual de bien, por lo que no os daré la lata como un Vol. 3 de este primer Stereo Travel. Nos vemos!